banner rumbord final

El Festival de Calle 8 cumplió 40 años, pero ha perdido popularidad y trascendencia

El Festival de la Calle 8 que organiza  el Kiwanis Club de la Pequeña Habana, en Miami, cumplió 40 años, y en vez de montar una gran producción conmemorativa de la fecha, exhibió una cartelera artística  floja, con muchos artistas de ”remache” y otros que deberían ser sometidos a urgentes reparaciones en el "taller de mantenimiento", aunque ya hayan perdido "la garantía", por el exagerado "millaje" que tienen.
 
Los que vivimos los 80’s recordamos con nostalgia aquellos años de esplendor de este evento como parte de la celebración del Carnaval en Miami, con el cierre de varias calles, con sus esquinas llenas de tarimas, donde se presentaban grandes orquestas de música tropical, donde la salsa y el merengue no podía faltar en un cierre espectacular, con millones de personas que se concentraban o desfilaban por el área, con miles de hermosas mujeres cubanas  paseando en hot pants (pantaloncitos calientes), disfrutando de los kioskos de comida típica, cerveza que se vendía a borbotones, y toda la prensa internacional cubriendo sus incidencias.
 
Verdaderas celebridades eran coronados como los Reyes de los Carnavales, y recordamos a figuras como Celia Cruz, Johnny Ventura, Gloria Estefan.
Habían competencias y juegos que implantaron récords en el libro Guinnes, como aquel de 1988 de la Mayor Conga del Mundo, con la participación de 11, 986 personas en línea, al igual que la Piñata Más grande del Mundo, de 10 mil libras,  la bandera más grande jamás creada con un tamaño de 250 pies de largo y 36 de ancho, que para llevarla hubo necesidad de acudir a 100 voluntarios, así también el puro más grande del mundo.
 
¡Ese si era un verdadero Festival de la Calle 8!, a donde todos íbamos, para disfrutar tanto de los 8 días de celebración, como también el gran final donde acudían orquestas como la de Johnny Ventura, Wilfrido Vargas, Milly, Joselyn y Los Vecinos, la Coco Band, en fin las principales agrupaciones de merengue del país, que dicho sea de paso, acaparaban el público más grande alrededor de las tarimas donde se presentaban, patrocinadas por grandes marcas de refresco, líneas aéreas, telefónicas y fast food.
 
Pero el Festival de la Calle 8 ha caído tanto en estos tiempos, que hoy día en vez de verdaderas atracciones, los que se presentan son muchos artistas “chimichurri”, incluyendo una cantante “chanfle” de aquí, a la que ni siquiera mencionaban ni incluyeron en la cartelera promocional, llegando con ello al extremo del ninguneo, algo realmente penoso y vergonzoso.
 
Vean a quienes anunciaban, aunque tímidamente: Un cantante llamado Carlos Manuel (que no era  El Zafiro) Carolina la O, Jessi León, Reykon, y otros artistas que no los conocen ni en su casa. 

Claro, resaltaban Albita y Willy Chirino, dos artistas cubanos a los cuales sin embargo hace tiempo que les pasó su “cuarto de hora”, y están ahora mismo como el Merengue sin Letra, "que no dicen nada"….
 
Como si fuera poco, declararon como los Reyes del Carnaval a cinco muchachos desconocidos al mismo tiempo, que salieron de un concurso de bandas de aficionados. Un tal Rhistoper, Erick Brian, Joel Richard y Zabdiel. Un “happy hours”, de 5X1…
¡Pobre Festival de la Calle 8! , que ha caído en un declive en el que ya no produce ni siquiera espuma y mucho menos chocolate.
Tanto que los organizadores del Kiwanis Club usaban ese evento para marginar artistas, usando el mismo como un mecanismo de presión y de exclusión con fines políticos.
 
¿O acaso se puede olvidar el hecho de que si una orquesta viajaba a Cuba, o mantenía amistad o se presentaba con un artista proveniente de la nación socialista, los cubanos de Miami los borraban con la del gato?
 
Mucho abuso que cometieron los kiwanies con esa zoquetá de perseguir a los artistas como una manera de impedir cualquier nexo con la nación  gobernada por “el hombre de la barba” que sometía a Cuba a la doctrina del “comunismo ateo y disociador”.
 
Con tan fino escalpelo se manejaba el tema de la política entre los organizadores del festival, que en sus 40 años la única vez que no se celebró fue en el 1996, cuando aviones de la fuerza aérea cubana derribaron 4 aeronaves  de la organización Hermanos al Rescate que incursionaron en cielos de Cuba, lo cual se estableció como un peligroso desafío. ¡Cómo usted va de manera abierta a incursionar a Cuba desde Miami, aprovechando su cercanía, en misiones aéreas furtivas para llevar cubanos a territorio norteamericano! Hay riesgos que se asumen, pero que tienen sus consecuencias.
 
El caso es que ese año se suspendió la celebración para guardar luto a los pilotos cubanos de Miami derribados por las fuerzas de Cuba.
ean como las cosas han cambiado tanto, que Johnny Ventura nunca ni siquiera miraba hacia Cuba, para no perder el potente mercado de Miami donde siempre ha sido un ídolo. Participamos de múltiples giras del Combo Show en Miami, en presentaciones del Bay Front Park, el Hipódromo, en los estadios, el Jai Alai, y el propio festival de la Calle 8. Los cubanos de Miami han sido siempre locos con Ventura, a quien le decín “El Caballo Negro”.
 
¿Y qué hizo Johnny el año pasado? Se fue a Cuba, se presentó en diversas actividades, incluyendo hasta del gobierno, y grabó allí el disco Tronco Viejo con músicos cubanos, sin importarle ya represalias, ojerizas ni "jociquines" de sus amigos de Miami, incluyendo los del Kiwanis Club, gente en el fondo buena, pues el Festival de Calle 8 lo hacen pro recaudación de fondos para los niños menos favorecidos.
 
El evento se mantiene, y al mismo sigue asistiendo mucha gente, pues  ya es una tradición. Sólo, que no es lo mismo ni es igual a los tiempos aquellos en que la participación de las orquestas de merengue en el mismo eran motivo de grandes reportajes, en periódicos y la televisión..
 
Hoy día aquí ni se menciona, pues  ya no hay la participación de artistas criollos de trascendencia e importancia, como en aquellos tiempos de que hablamos.

Lo vivimos, no nos lo contaron…
 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.